Empresas de la BMV Buscan Descarbonizarse para Atraer Inversiones Responsables

18 de Octubre de 2023.-Una preocupante realidad se destaca en el escenario empresarial de la Bolsa Mexicana de Valores: aproximadamente la mitad de las empresas listadas en ella son intensivas en emisiones contaminantes. En un mundo donde la conciencia ambiental y la lucha contra el cambio climático son fundamentales, muchas de estas compañías están buscando formas de descarbonizarse y mejorar su relación con el medio ambiente.

Eduardo Piquero, director de la plataforma México CO2, destacó que la gran mayoría de las empresas cotizadas en el mercado bursátil mexicano son intensivas en emisiones. Sin embargo, es fundamental comprender que no todas las empresas son iguales; no se puede comparar un banco con una fábrica de cemento en términos de emisiones y responsabilidad ambiental.

Estas empresas están tomando medidas para descarbonizarse, eliminando gradualmente las emisiones contaminantes que generan. Este proceso implica tanto la reducción de emisiones en sus actividades internas como la búsqueda de formas de influir en terceros, como proveedores y socios, para mejorar sus prácticas ambientales.

México CO2, una subsidiaria de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), desempeña un papel clave en este esfuerzo al incentivar los mercados ambientales y luchar contra el cambio climático. Su enfoque se centra en promover y educar a las empresas sobre cómo reducir las emisiones de efecto invernadero y fomentar los mercados de carbono.

La preocupación por el medio ambiente se ha convertido en una macrotendencia, y la responsabilidad ambiental es una demanda creciente de los inversionistas institucionales, como las administradoras de fondos de pensiones y fondos privados, entre otros. Estos inversionistas exigen una mayor cantidad de información a las empresas emisoras y valoran las certificaciones ambientales y de gobierno corporativo, lo que a su vez puede influir en el precio de sus emisiones de deuda.

José-Oriol Bosch, director de la BMV, ha señalado que las emisiones de bonos clasificados como verdes, sociales, sustentables y vinculados a la sostenibilidad representan el 50% de todo lo financiado en el mercado mexicano de deuda.

Desde el lanzamiento del primer bono verde en el mercado bursátil en 2015, se han colocado más de 650,000 millones de pesos bajo el esquema de responsabilidad social, ya sea en categorías como bonos verdes, de género o sociales. En lo que va del año, esta tendencia ha continuado con emisiones que involucran a empresas privadas, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), entre otros.

El compromiso con la responsabilidad ambiental no es una moda pasajera, sino un requisito esencial para las empresas. Los inversionistas, empezando por las administradoras de fondos de pensiones, están incorporando factores ambientales en sus estrategias de inversión, lo que crea una fuerte presión para que las empresas tomen en serio sus responsabilidades ambientales y de gobierno corporativo.

El Mundo se encuentra en un «punto de quiebra» en términos climáticos, con cambios irreversibles en el aumento de las temperaturas, escasez de agua y efecto invernadero en las ciudades. México no es ajeno a estas realidades, y ya se están sintiendo las consecuencias económicas de la falta de acción en áreas como la biodiversidad y el cambio climático. La toma de medidas para abordar estos problemas se ha vuelto esencial para mantener la actividad económica y atraer inversiones responsables.

El mensaje es claro: las empresas no pueden darse el lujo de ignorar las demandas de responsabilidad ambiental y de sostenibilidad. Aquellas que lideran en estos aspectos se están convirtiendo en ejemplos a seguir, no solo en México, sino también a nivel internacional, atrayendo la atención de los inversionistas que valoran la acción ambiental y socialmente responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *