Los padres de los 43 acusan similitudes preocupantes la verdad histórica del pasado y del presente gobierno.

Ciudad de México, 26 de septiembre del 2023 – Casi una década después de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, el dolor sigue vivo y las respuestas siguen siendo esquivas. En un reciente giro de los acontecimientos, los padres de los desaparecidos confrontaron a la administración de la Cuarta Transformación (4T) por lo que perciben como una revisión que se asemeja peligrosamente a la «verdad histórica» presentada en el pasado.

La «verdad histórica», como fue presentada por el entonces procurador Jesús Murillo Karam, culpaba en gran medida al grupo delictivo Guerreros Unidos de las desapariciones. Sin embargo, esta narrativa ha sido ampliamente criticada y rechazada por los padres y muchos sectores de la sociedad por considerarla una versión simplificada y, según algunos, manipulada de los hechos.

En una tensa reunión en la Secretaría de Gobernación (SEGOB), a la sombra del doloroso aniversario, los padres confrontaron directamente a la 4T, acusándolos de retomar elementos de esta «verdad histórica». Durante la reunión, se presentaron diversos informes, incluyendo una carta del presidente López Obrador y un reporte de la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA), entregado en ausencia de su titular, Luis Crescencio Sandoval.

Vidulfo Rosales, el abogado que ha acompañado a los padres en su búsqueda incansable de justicia, señaló con preocupación que la narrativa actual del gobierno federal parecía retroceder a puntos previamente discutidos y refutados. Rosales fue enfático al mencionar que esta nueva versión del gobierno parece retomar aspectos que criminalizan a los estudiantes y reducen la complejidad del caso a un conflicto meramente local.

A pesar de las acusaciones y la palpable frustración, el presidente López Obrador reafirmó su compromiso con los padres, asegurando que el Ejército ha proporcionado toda la información disponible sobre el caso.

El caso Ayotzinapa sigue siendo una herida abierta en el tejido social y político de México. A medida que se acerca una década desde la tragedia, la búsqueda de una verdad completa y la justicia continúa, con la esperanza de que algún día se pueda arrojar luz sobre la oscuridad que rodea la desaparición de los 43.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *